Cámara Kirlian GDV

Medición y diagnóstico del campo energético con la máquina Kirlian GDV

El Hombre no posee únicamente un cuerpo físico material sino también otros cuerpos sutiles de frecuencias energéticas superiores que lo interpenetran (cuerpo vital, emocional, mental, espiritual…) y que constituyen lo que se denomina el “aura humana”.

El cuerpo bioenergético, etérico o vital está compuesto de una materia más sutil que nuestro cuerpo físico. Es nuestra plantilla, molde o patrón energético, tan personal como nuestra huella digital. Es un campo de recepción, transformación y distribución de la energía que nutre, vitaliza, y sustenta al cuerpo físico. El campo energético recibe información y alimento vital de dimensiones aún más sutiles y, a través de una red invisible de meridianos (canales por los que circula la energía) y chakras la traduce en producciones glandulares hormonales que producen cambios fisiológicos celulares.

A menudo solo tenemos conciencia de él cuando decimos: no tengo energía o “parece como si me hubieran chupado la energía”.

Si el flujo energético a nivel del cuerpo vital es abundante y fluido habrá energía y vitalidad; si se obstruye no tardará en manifestarse la disfunción orgánica o funcional, y cuando este flujo energético abandona el cuerpo físico éste se desintegra.

Evidencias científicas de la dimensión energética del ser humano: cámara kirlian GDV.

El aura humana no se encuentra dentro del espectro visible. Para poder visualizarla y estudiarla es necesario excitarla mediante una descarga eléctrica de alta tensión y baja intensidad con un instrumento como la cámara kirlian G.D.V.

En 1880 el científico norteamericano Nicola Tesla observó que cuando el cuerpo era expuesto a un campo electromagnético aparecían unas descargas eléctricas alrededor de él. En 1939 Semion Kirlian descubrió que un campo eléctrico de alto voltaje y baja intensidad hacía visible un halo luminoso en las manos humanas y observó que este campo se modificaba según la enfermedad.

En 1996 Konstantin Korotkov, catedrático de física de la Universidad de San Petesburgo (Rusia) inventó la cámara kirlian G.D.V que permite reconstruir el campo bioenergético de la persona y enviar la imagen al ordenador para ser estudiada, reproducida y procesada.

El aspecto del aura nos da información relevante sobre la persona. Según su forma, regularidad, huecos, explosiones, etc.. pueden detectarse desequilibrios y disfunciones energéticas que, a la larga, se pueden manifestar en el cuerpo físico como una enfermedad.

  1. Beograma de una persona con distribución de la energía normal: la emisión potente, armónica y simétrica es indicador de salud y sistema nervioso regular. Una persona con este tipo de campo será más resistente a las enfermedades y estará menos sujeta a todo tipo de influencias y perturbaciones.
  2. Beograma con bloqueo parcial de la energía: este tipo de campo energético débil, abierto o asimétrico puede indicar un problema físico u emocional; la persona puede sentirse cansada, debilitada o con disfunciones nerviosas u endocrinas así como ser más vulnerable a todo tipo de influencias internas o externas.El lugar donde encontramos el vacío o la asimetría nos da idea de donde existe el bloqueo o la dificultad.
  3. Tomando los beogramas antes y después de cualquier tratamiento o terapia y comparando los resultados se puede valorar la incidencia que ésta ha tenido sobre la persona.
  4. Diagrama de los niveles de energía de órganos y sistemas de los lados derecho e izquierdo del cuerpo. Estos diagramas son muy útiles para observar gráficamente el nivel de energía de las diferentes partes del cuerpo y analizar los efectos de cualquier acción terapéutica en cada uno de los órganos o sistemas.
  5. Diagnóstico de los chakras. Por medio de este diagnóstico obtenemos valiosas informaciones que nos aportan claves para entender nuestras conductas. Con la cámara GDV también se puede medir en la persona el efecto de las drogas, el alcohol, la meditación, la exposición a campos electromagnéticos, los estados alterados de conciencia etc.. Gracias a la observación del propio campo energético la persona puede reconocerse como en un espejo y a partir de ahí cambiar patrones de pensamiento y hábitos que con el tiempos tendrán su efecto en el cuerpo físico.
Beograma camara Kirlian GDV
Beograma camara Kirlian GDV.
Beograma con bloqueo parcial de la energía.
Beograma con bloqueo parcial de la energía.
Beogramas antes y después de tratamiento
Beogramas antes y después de tratamiento.
Diagrama: niveles de energía
Diagrama: niveles de energía.
Diagnóstico de los chakras
Diagnóstico de los chakras.
0

Tu carrito